martes, 23 de julio de 2013

Pedro Jimenez de la Rua

Aún escucho la radio.
Antes de dormir
necesito escuchar la radio.
Veo luces en el cielo.
Serán aviones.
El cielo nocturno
lleno de nubes naranjas
y en mi calle
la gente se sienta
y se mete crack.
Yo escucho la radio.
Una nube es gigante.
Miro allí arriba
y me parece ver una campana,
el interior oscuro de una campana
que se eleva, y se eleva hasta el infinito.
Joder que extraño.
Todos estos edificios
y su asqueroso abrazo.
El medio cigarro.
Toda esta parte del mapa.
Aún estoy aquí
escuchando la radio.
Y el caminón de la basura
se traga la mierda
y se la lleva a un vertedero privado.
Lejos de todas estas cajas
a las que llamais casas.
Joder que asco,
el tio de la radio
se ha puesto a hablar del alcalde
y no dice nade de su jardín enorme.
Haría falta una lluvia eterna
para limpar todo esto...
Bajo ella dormiríamos
yo y mi insignifancia.
El cielo y las luces de los aviones
que van de aquí allá flotando en la noche..
Las nubes...La radio..
Dormir...